Ventajas de la copa menstrual: Qué es y cómo se utiliza

Por: Nupefarma 20/04/2017 0 Comentario(s)

Hace unos meses decidí dar el paso de empezar a usar la copa menstrual. Al principio me surgieron bastantes dudas; ¿Funcionará? ¿Me aguantará toda la noche? ¿No será un poco asqueroso quitármela? ¿Cómo se usará? ¿Sabré colocármela?... y así un montón de incertidumbres más.


Tras mucho pensármelo, decidí dar el paso y iet voilà!, ¡ojalá lo hubiera hecho antes!, el resultado fue simplemente espectacular. 


La copa menstrual normalmente tiene forma de campana y está fabricada en silicona. La silicona es un material inerte que no acumula bacterias, con lo cual elimina de un plumazo el problema que puede suponer el síndrome de shock tóxico. Este tipo de síndrome sí que puede ser muy común, y aparecer con el uso de tampones y compresas. 


La forma de usarla es muy sencilla. El recipiente se inserta plegado en el interior de la vagina y allí dentro se despliega, recogiendo el flujo menstrual que se va depositando poco a poco en el interior de la copa, al no haber efecto de succión, como con los tampones, no produce sequedad vaginal ni produce heridas en su extracción. La campana lleva en la parte baja un pequeño pitorro para poder extraer el flujo menstrual. Al principio, hasta que te acostumbras, es un poco “complicado” usarla. Pero una vez que se le coge la táctica, la acción comienza a ser muy mecánica. 


Quizá, lo más farragoso de utilizar estas copas es su limpieza. Al principio reconozco que resulta un poco asqueroso, pero si tienes un poco de cuidado verás como acabas acostumbrándote a ella. Cuando se extrae hay que volcarla directamente en el inodoro y el contenido quedará en el interior del W.C. A continuación, puedes proceder a lavarla debajo del grifo y volver a insertarla. 


Recuerda que cada vez que acabe el ciclo debes esterilizarla según te indique el manual del fabricante. Si te encuentras en un lavabo compartido, en el trabajo o en un sitio público, y tienes la necesidad de vaciarla, te recomendamos llevar otra de repuesto. Para ello, te recuerdo que ya existen fabricantes que venden dos copas en un mismo pack (por ejemplo, Enna Cycle, que puedes ecnontrar disponible en Nupefarma.com). Además dispones en este mismo pack de una cajita contenedora para dejar la copa sucia. Si aun así esto te parece demasiado escatológico puedes limpiarla con una toallita y después meterla dentro del box. Las copas no cogen olores extraños, ya que están hechas de silicona, como he comentado anteriormente. 

Como consejo, es preferible comprar una copa de color ya que las transparentes suelen tener tendencia a amarillear un poco.
Mi experiencia en el uso de la copa ha sido superpositiva, ya que puedo llevarla durante toda una jornada sin tener que estar pendiente de cambiarla. Además, supone un gran ahorro frente al uso de compresas y tampones.

 

Desde que la empezaron a fabricar allá por la década de 1930, no ha parado de ser utilizada por mujeres de todo el mundo, así que si todavía no eres usuaria te animo a que la pruebes y me cuentes.

 

Dejar un comentario